sábado, 19 de septiembre de 2020

Los niños tiranos o síndrome del emperador


Buenas tardes y gracias por leer el blog, en este artículo trataremos el tema de los niños tiranos o síndrome del emperador, tan común en estos días. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado o sabemos de alguien que es dominado por su hijo? Incluso nosotros mismos podemos estar pasando por eso, niños caprichudos, violentos y voluntariosos, llegamos incluso a pensar "pobres papás" o también "hay si fuera mi hijo", todos podemos pasar por esto con nuestros hijos, y es en la más tierna infancia cuando debemos actuar, entre más grande este el niño, será mas difícil corregir este comportamiento. No darle todo lo que pide ni cuando lo pide es básico, debe aprender que las personas a su alrededor no están para servirle y menos en el momento que el lo desea. En este artículo, vas a aprender a detectar a un niño con este problema y algunas cosas que debes hacer para evitarlo y/o corregirlo.

El síndrome del emperador, del niño tirano o del niño rey son los distintos nombres con que se conoce a un fenómeno cada vez más común: el de los niños que acaban por dominar a sus padres, e incluso, en los casos más extremos, por maltratarles.


Insultos, falta de respeto violencia física o verbal, son algunas de las conductas que estos niños manifiestan a sus padres. Son los niños los que los que acaban por dominar a sus padres, éstos ya no tienen autoridad para imponer normas o castigos, los niños se han hecho con el control

Los niños sienten que tienen el control. Bien sea porque los padres le hayan dado muchos privilegios y no han sido muy conscientes en imponer normal y límites en el hogar o, porque no han podido hacer frente a tiempo a las primeras rabietas y demandas del niño. Esto da como resultado que el niño sólo manifieste una relación exigente hacia los padres. Cuando éstos no cumplen sus deseos puede llegar a realizar insultos, amenazas, o incluso en los casos más extremos atacarlos físicamente.

El perfil de un niño tirano se inicia a corta edad. Un niño tirano no es solamente un caprichoso, no es el que tiene Déficit de Atención e Hiperactividad (THDA) o se caracteriza por ser hiperactivo. No es solamente un oposicionista, es un niño que, desde muy corta edad, siente placer y disfruta retorciendo la muñeca de su padre o de su madre, para conseguir lo que él se propone. Es un niño que se caracteriza por un principio fundamental filosófico, que es primero yo y luego yo. Piensa que todo el mundo gira a su alrededor, y que no se tiene que poner en el lugar del abuelo o de la abuela. No muestra empatía y no le importa ponerse histérico o gritar en la puerta de un gran almacén para conseguir sus objetivos.

Los niños con Síndrome de Emperador imponen lo que se va a hacer en la familia. No sólo lo que van a hacer ellos, también lo que van a hacer los demás miembros del ámbito familiar.

Son niños que se caracterizan por tener:   

  • Baja tolerancia.
  • Escasos recursos de solución de problemas
  • Centrados en su mismo.
  • Baja empatía.
  • No admiten normas
  • Suele tener baja autoestima
Su conducta se va haciendo cada vez más patológica a medida que crece. Es posible que a los 7 años tire el bocadillo de chorizo porque lo quería de queso, que a los 12 años empiece a insultar a su madre y a los 13 años, entre a hacer sus necesidades fisiológicas en el cuarto de baño, mientras su madre se está duchando.

¿Qué hacer si mi hijo presenta este comportamiento?

  • Establecer reglas y límites claros: ambos padres deben ponerse de acuerdo para establecer las normas.
  • Mostrarse firmes.
  • No mostrar actitud amenazante: esta actitud transmite inseguridad al niño y sólo se consigue aumentar la tendencia de negación en el niño.
  • No negarle todo de repente después de haberle permitido todo.
  • El niño ha de estar regido por una serie de rutinas diarias fijas y tareas que debe cumplir.
  • Reforzar positivamente sus buenas conductas y hacerle ver lo bien que lo hizo.
  • En caso de que la situación esté descontrolada es necesario que el niño y los padres pasen por una terapia con un especialista.
  • Tenemos que educar a los hijos en la empatía para ponerse en el lugar del otro, en las neuronas espejo, en la sensibilidad, en la compasión, en saber perdonar y saber perdonarse. No se nace dictador.

Referencias

Espero que este post les haya servido para entender el síndrome y evitarlo, si te gustó deja tu comentario, tu like, o da un clic a algún anuncio que te interese. 

Gracias.

Saludos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Cuáles son las primeras manifestaciones del lenguaje de nuestro bebé?

  Nuestro bebé ya nació, y es frustrante, sobre todo para padres primerizos comunicarse con el bebé, sin embargo, el bebé ya se comunica, s...