Rss Feed
  1. Las escuelas de la Edad Media

    domingo, 11 de marzo de 2018

    Buenas noches queridos lectores, seguimos repasando la historia de la pedagogía, anteriormente, ya vimos como era la educación según San Agustín, ahora hablaremos sobre como era la educación en la Edad Media.

    Las escuelas en la Edad Media


    La obra de reconstrucción cultural fue realizada casi exclusivamente por el clero. Los siglos VI y VII, poco o nada habían dejado subsistir de las instituciones escolásticas laicas de origen pagano. excepto, quizá, en algunas ciudades italianas donde lo nuevo se injertó sin dificultades en lo antiguo. De ese modo, se constituyeron escuelas en las instituciones religiosas, es decir, bajo el amparo de los monasterios, las parroquias y las catedrales. Las parroquias de las ciudades importantes daban la instrucción elemental. Los monasterios y las catedrales daban también instrucción media y superior. no se debe entender que toda parroquia o monasterio tuviese su escuela, ni que, donde había escuela se diesen cursos completos de instrucción. El gran número de decretos, órdenes y mandatos que se conocen, relacionados todos ellos con la institución de escuelas en esos siglos, demuestra que las órdenes se obedecían solo en parte mínima, lo que explica la necesidad de reiterarlas. Por otra parte, la escasez de maestros y lo difícil que era recibir una preparación adecuada, hacían que a menudo en esas escuelas el profesor supiera muy poco mas que sus alumnos.

    Como se ha dicho, la instrucción superior se ofrecía en las escuelas de los monasterios y las catedrales. Las escuelas monásticas predominaron hasta el siglo XI; sucesivamente fueron superadas en importancia por escuelas catedralicias. Por lo común, éstas dependían directamente del obispo, quien nombraba al "canciller" de la escuela. Las escuelas catedralicias más importantes empezaron a extender diplomas de estudios que se denominaban licentia docendi que facultaban para enseñar en el área de la diócesis.

    Posteriormente el Papa concedió a las más importantes escuelas catedralicias el derecho de conceder una licentia docendi ubique que habilitaba para enseñar dondequiera. Algunas de esas escuelas se llamaron Studium generale porque atraían estudiantes de un área más extensa que la diócesis y concedían diplomas válidos fuera de la circunscripción de la diócesis misma. Hacía el año 1100 las más famosas de tales escuelas eran la de Chartres para la gramática y literatura, la de París para la lógica y la teología, la de Bolonia para el derecho y la de Salerno para la medicina.

    Hasta aquí el post, espero haya sido de su agrado y de utilidad, espero compartan, comenten, den +1 o clic a algún anuncio de su interés.

    Saludos

    Referencias

    "N. Abgano, A. Visalberghi. (Ed.). (1964). Historia de la Pedagogía, Turín, Italia Editorial Fondo de cultura económica Pag, 151"

  2. 0 comentarios:

    Publicar un comentario