Rss Feed
  1. Profesionalización del docente

    miércoles, 9 de noviembre de 2016




    Profesionalización vs academicismo 

    1. Profesionalización del docente 
    Es la capacidad del mismo para desempeñar su trabajo como amo de la ciencia y la técnica en los niveles teóricos y prácticos, y como conocedor de sus potencialidades y capacidades creativas, un trabajador motivado, competente, flexible, polivalente, multifuncional, solidario, capaz de transferir, recrear y recrear mas alla de lo que hace. 
    La autoprofesionalización docente es una categoría compleja que posee dimensiones en el campo pedagógico y sociológico, entre otros. Para su estudio, la autoprofesionalización debe entenderse como na actividad autotransformadora que presupone el cambio del docente centrado en el dominio y autocomprensión profundo de los fines y a la naturaleza de su actuación profesional, incluyendo los mecanismo que facilitan su cambio sistemático y su autoanálisis. 
    Los modos de actuación profesionales son las formas históricamente condicionadas de desempeñarse del docente, y están constituidos por el conjunto de procedimientos, métodos y estados para la comunicación y la actividad pedagógica profesional, los cuales revelan un determinado nivel de desarrollo de sus habilidades y capacidades, así como de constructor, rutinas, esquemas y modelos de actuación profesional. 
    Un lugar importante entre esos modos de actuación lo deben ocupar los procedimientos y métodos para el análisis y modificación de su quehacer que constituyen, por supuesto, un elemento clave para la auto profesionalización. 
    La auto profesionalización docente se puede entender como un proceso que parte de la concientización de cada docente de la importancia de su actuación como sujeto. Es por ello un proceso de autoconciencia y acción. 
    La auto profesionalización es la posibilidad de ascender a niveles superiores de actuación mediante el reconocimiento y modificación de los modos de actuación con los que opera el profesor. Es esencialmente un paso del inconsciente al consciente en el docente, que solo puede ser llevado a cabo individualmente. De tal forma, auto profesionalizarse es entonces, un constante reanálisis de la información sobre los modos de actuar, los procedimientos, motivaciones y conceptualizaciones sobre la labor pedagógica profesional, que genera procesos de búsqueda y transformaciones a partir de la propia experiencia ajena y que recodifica, reorganiza y sistematiza todo el sistema de trabajo del profesor hacia estados superiores de desarrollo conscientemente determinados. 
    1. Requisitos para el logro de la auto profesionalización  del docente 
    • La existencia de una estimulación persistente y efectiva de origen intenso hacia la profesión 
    • Determinar sus necesidades, buscar plantearse problemas profesionales de forma autónoma, así como iniciar la búsqueda de las soluciones adecuadas a ello 
    • La auto valoración del docente de su quehacer profesional. 
    • La reflexión del sujeto sobre sus concepciones y valores ético - pedagógicas -, sus modos de actuación, sus motivos y estructuras cognoscitivas y su apropiada modelación 
    • Proyectar cambios ulteriores de su actividad transformadora que pretenden conformar un nuevo modelo de actuación profesional 
    La auto profesionalización docente es una vía para la elevación de la calidad y la creatividad de la actividad pedagógica profesional. Esto significa que la auto profesionalización debe ser vista en su condición de un estado a alcanzar en los colectivos pedagógicos y centros, y al mismo tiempo, en su condición de proceso de cambio entre estados de desarrollo pedagógico determinados. 
    Dado el carácter complejo de la actividad pedagógica profesional, en el caso particular de los docentes y colectivos, evaluaremos el desarrollo de la actividad pedagógica profesional por medio de los modos de actuación profesionales y por la naturaleza creadora de los mismos .
    Para caracterizar los cambios producidos, en colectivo pedagógico, producto de la profesionalización docente, podemos identificar en el mismo las siguientes dimensiones: 
    1. Concientización de los modos de actuación profesional. 
    1. Modos de actuación profesional concreta que tiene el docente 
    1. Implicación del sujeto en el proceso pedagógico. Planes y proyectos respecto a su profesión. Necesidades reales de perfeccionamiento de su labor profesional 
    1. Nivel de desarrollo de la creatividad profesional. Flexibilidad. Estructura temporal de los contenidos. Mediatización de las operaciones. Capacidad de restructurar el campo de acción. Estructuración consciente activa. 
    1. Técnicas de análisis y cambio de su actividad. 
    1. Formas de regulación de su labor profesional 
    1. Formas de comunicación en el colectivo 
    Para transformar el rol asignado a los docentes, de uno en que difunde oralmente información e instrucciones, muchas de ellas rutinarias, a uno de carácter profesional es necesario introducir una poderosa fuente de dinamismo en el seno de los procesos educativos. 

    El rol profesional 

    Se caracteriza por la capacidad de atender los problemas de aprendizaje profesional, específicos para cada alumno y por la responsabilidad por los resultados. La profesionalización del rol, implica que los maestros deben liberar el tiempo que ahora dedican a aspectos rutinarios y enfatizar la evaluación y organización de tratamientos diferenciales. Esto lleva a modificar el acento tradicionalmente puesto en los procesos de enseñanza profesional, por un nuevo acento en los aprendizajes profesionales. 
    El auténtico rol docente se encuentra limitado por la falta de material que reemplace lo que se entrega oralmente en forma rutinaria, pero también lo afectan las condiciones laborales, normas y reglamentos escolares; planes y programas de estudio y mecanismos de evaluación y control. 
    Una mayor profesionalización del rol de los docentes debería favoreces a su vez, un mayor protagonismo de los alumnos en sus propios aprendizajes. En este sentido, el empleo de materiales de auto aprendizaje, el trabajo en pequeños grupos, el rescate de los aprendizajes previos, la conversión de las propias experiencias cotidianas en instancias de aprendizaje, la búsqueda autónoma de información, el fenómeno de la comunicación oral y por escrito, el favorecer la generación de aprendizajes basados en procesos auto – asumidos de investigación, constituyen algunas de tantas otras vías que los docentes con mayor profesionalización están llamados a favorecer. 
    La disponibilidad de materiales interactivos, orientados a favorecer procesos de auto aprendizaje profesional y una personalización de los ritmos de aprendizaje, sin lugar a dudas, constituye un complemento para que al mismo tiempo que se modifique el rol del docente, se modifique el rol del alumno. La profesionalización del rol docente, resulta fundamental para el desarrollo de procesos educativos diseñados en función de la diversidad de las competencias exigidas y a una oferta establecida sobre la base de la identificación de las necesidades básicas de aprendizaje que posibilitan su adquisición. 
    A medida que los alumnos adquieren mayores niveles de autonomía en sus procesos de aprendizaje profesional, el docente podrá concentrar sus esfuerzos en la identificación de las necesidades básicas de los alumnos, en el acompañamiento de sus aprendizajes comprendiendo sus dificultades y evaluando permanentemente sus resultados.
    Los nuevos esquemas institucionales que dan una mayor autonomía a las organizaciones educacionales también implica un cambio radical en la organización y visión de lo que ha sido el trabajo escolar. Los roles del director y los docentes se tienden a redefinir gradualmente, de acuerdo a ese contexto. Al director de escuela politécnica se le pide que, al mismo tiempo de trabajar en equipo y de fortalecer la participación de los docentes, asuma su cargo no solo como una etapa dentro de una carrera funcionaria, sino como una posición moral, intelectual y funcional, desde la cual tiene la posibilidad de conducir una organización educacional y de imprimirle una dirección. Así, más que meros administrativos se requiere de líderes docentes capaces de dirigir y que sean, a la vez, eficientes organizadores. 
    1. Requisitos para medir el nivel de profesionalización del docente 
    • Desarrollo de las competencias profesionales 
    • Calificación 
    • Integralidad 
    • Preparación en el ámbito cultural 
    • Honestidad 
    • Responsabilidad 
    • Sólida información científica, pedagógica, técnica, humanística. 
    • Científico, reflexivo, creativo 
    • Comprometido con su entorno 
    • Sensible por las preocupaciones de los demás profesores y de los alumnos. 

    Desde el punto de vista pedagógico, es necesario introducir en los diseños curriculares una nueva lógica: la de satisfacer las necesidades básicas de aprendizaje (NBA) pertinentes para el desempeño en los diferentes ámbitos de la sociedad. Ahora es más evidente la necesidad de pensar la educación desde las competencias requeridas por los sujetos y la sociedad, es decir, superar el enfoque tradicional centrado en una oferta educativa desvinculadas de las demandas de la sociedad. 

    Esto implica aumentar el número de actores sociales que definen los objetivos del currículo y diseñar las modalidades pedagógicas que formen individuos creativos y solidarios; que se comuniquen tanto en forma oral, como por escrito, que sean capaces de identificar problemas profesionales y buscar información pertinente y que opten con racionalidad entre las alternativas. Las respuestas a este desafío exigen fortalecer el rol profesional de los docentes y directivos, disponer de materiales educativos adecuados y estimular el desarrollo de la familia. 

    Instituciones politécnicas autónomas reclaman personal más profesional que pueda superar lo que hizo hasta ahora, en especial, la aplicación del modelo frontal, en que el profesor habla y los alumnos escuchan pasivamente

  2. 0 comentarios:

    Publicar un comentario