martes, 5 de septiembre de 2017

Filosofía y cultura Helenístico-Romana

Posted by Emmanuel Urias on septiembre 05, 2017 with No comments

Introducción

La civilización helenística nace con el propagarse de la cultura griega por toda la cuenca oriental del Mediterráneo y muchos países contiguos (hasta la India), como consecuencia de las conquistas de Alejandro Magno y de la política de conciliación y fusión parcial de los pueblos subyugados puesta en práctica por el mismo Alejandro pero sobre todo por las diversas dinastías greco-macedónicas que se repartieron su inmenso imperio. Sin embargo, aunque más o menos adaptada las nuevas exigencias la cultura helenística es una cultura griega y no una mescolanza de culturas diversas; pero si esto es así, no lo es por imposición, sino por virtud de la manifiesta superioridad intelectual y artística de la primera, sobre las segundas. Difícilmente la cultura griega clásica hubiera podido dar mejor prueba de si. Pero su inagotable vitalidad se hace patente con igual si no es que mayor evidencia por el hecho de que al poco tiempo no solo sobrevive a la conquista romana, sino que logra impregnar de sí al mundo romano mismo, hasta el punto de que es posible hablar de una civilización helenístico-romana como de una unidad sustancial, bien que articulada y enriquecida por valores específicamente latinos.


Sin embargo, no se puede dejar de observar que, bajo un cierto aspecto importante, la civilización helenística parece representar una total desnaturalización de la cultura propiamente helénica. Desde luego en lo esencial, era esta una civilización de la polis, y en el periodo helenístico la polis ha dejado de existir como unidad autónoma. En efecto, salvo los breves periodos en que las diversas alianzas de ciudades griegas trataron de aprovechar la discordia entre Macedonia y Roma, las antiguas formas de libertad política son un recuerdo del pasado y la vida democrática local se reduce, cuando subsiste,a modestas funciones de administración municipal.

Si la cultura griega sobrevive con tanta pujanza a su matriz natural, ello se debe a que los valores de la libertad -en cuanto a valores de comunicación humana, de curiosidad y de agilidad intelectual, de autonomía espiritual del individuo- son universales, y en consecuencia trascienden las situaciones específicas que hicieron posible su afirmación inicial. Por otra parte, es de reconocer que el ocaso de la polis como punto de referencia de los valores, explica gran parte de las características mas salientes de la cultura helenística, que se pueden resumir como sigue:

Características de la civilización y filosofía helenística

  1. Cosmopolitismo: La cultura se considera independiente de la estirpe, el sabio tiende a considerarse ciudadano del mundo, mas bien que de esta o aquella polis natal. La vida inestable y agitada de las monarquías helenísticas impide la formación de un sentimiento nacional de tipo nuevo. Por último, habiéndose realizado la unificación bajo el poder de Roma, el mismo carácter universalista del nuevo imperio favorece ulteriormente un modo de seguir cosmopolita.
  2. Carácter erudito y especialístico: Venida a menos la matriz natural de la cultura griega, la polis, también la creatividad artística se estanca notablemente a resultas de los cual el literato tiende más y más a convertirse en minucioso exégeta, en sistematizador del patrimonio artístico del pasado, y, deja de ser un creador de obras nuevas. Por otra parte, el rápido acrecimiento de la cultura por efecto de los nuevos conocimientos, sobre todo en el campo de las ciencias, adquiridos merced al contacto íntimo con otras grandes civilizaciones del pasado, plantea la exigencia de la especialización, de tal forma que acaba por afirmarse un nuevo tipo de científico que cultiva una sola disciplina (matemática, astronomía, geografía, medicina, etc.) con gran pericia y no pretende ser enciclopédico ni se preocupa gran cosa por la filosofía. En el terreno literario, la gramática se cultiva también como una ciencia precisa y minuciosa, dando lugar a la filología.
  3. Predominio de las exigencias ético-religiosas en la filosofía: La filosofía después de haber asumido un carácter sistemático por influjo de Aristóteles (mediante la tripartición en lógica, física y ética) deja cada vez mas a las diversas ciencias naturales el especular sobre los problemas de la realidad natural y acentúa su interés por las cuestiones éticas y religiosas, reflejando así una tendencia universal. En efecto, junto con la polis había declinado tambien la forma de religiosidad pública convexa a los valores políticos de la comunidad y, por consiguiente, los problemas religiosos y morales más conectados con el destino individual del hombre pasan a un primer plano.
El primer periodo de la civilización helenístico-romana se denomina en general periodo alejandrino,
dado que Alejandría se convierte en uno de los centros más importantes de la cultura, especialmente científica y literaria. Pero el principal centro filosófico sigue siendo Atenas, donde junto con la escuela platónica (Academia) y la escuela aristotelica (liceo), surgen, hacia fines del siglo IV, dos escuelas nuevas: la estoica, llamada así por el "Portico pintado" donde estaba situada y la epicúrea (del nombre de su fundador Epicuro de Samos) llamada también "Escuela del jardín" por la sede que tenía. Hay además otra corriente característica del periodo helenistico, el escepticismo, que en un principio estuvo ligada a Grecia, sobre todo a Atenas. Pero en lo sucesivo, todos esos movimientos filosóficos y otros más se desarrollarán o surgirán en otras partes de la gran comunidad helenístico-romana, aunque Atenas sigue siendo la sede de las escuelas más importantes, más aún, según la expresión que se difundió más tarde, de la "Escuela de Atenas", que el emperador Justiniano mando cerrar en el año 529 para herir en el corazón de la ya debilitada cultura pagana.

El fin que perseguían gran parte de las filosofías helenísticas era en lo sustancias idéntico: garantizar al hombre la tranquilidad de espíritu. Pero las vías que señalaban para ello eran diversas:

  • El estoicismo
  • El epicuérismo
  • El escepticismo
  • El eclecticismo 
  • El neoplatonísmo
Hasta aquí el post, espero les haya gustado y haya sido de su utilidad, en el próximo post veremos el Estoicismo, espero compartan, comenten, den +1 o clic en algun anuncio que les interese. 

Bibliográfia




"N. Abgano, A. Visalberghi. (Ed.). (1964). Historia de la Pedagogía, Turín, Italia Editorial Fondo de cultura económica Pag, 105-107"

0 comments:

Publicar un comentario