jueves, 31 de agosto de 2017

Aristóteles: La Ética

Posted by Emmanuel Urias on agosto 31, 2017 with No comments
Buenas noches queridos lectores, seguimos escribiendo acerca de este gran filósofo y ahora hablaremos sobre la Ética, la ética de Aristóteles sigue vigente hasta nuestros días y a continuación veremos un breve resumen, espero que sea de su agrado

Aristóteles: La Ética

La Filosofía primera (o metafísica), la matemática, la física (de la que forman parte también la biología y la psicología) agotan, según Aristóteles, el campo entero del saber teórico, es decir, del saber que tiene por objeto el ser necesario (la sustancia), lo que no puede ser diverso de lo que es. Estas tres ciencias son además las únicas ciencias verdaderas y auténticas, puesto que para Aristóteles no puede haber ciencia sino de lo necesario. Pero además de lo necesario, existe también lo posible, es decir, lo que podría ser diverso de como es. Lo posible es el dominio de la actividad humana, la cual, siendo libre, podría desenvolverse en cualquier momento de modo diverso a como se desenvuelve efectivamente. Por consiguiente, las disciplinas que se ocupan de la actividad humana no son ciencias en el sentido teorético del término, por cuanto, al igual que la ciencia, estén o puedan estar guiadas o sostenidas por la razón. Ahora bien, la actividad humana puede ser acción o producción: es acción la que tiene su fin en sí mima; es producción la que tiene como fin el objeto producido. Las disciplinas relativas a la acción son la ética y la política; las disciplinas que conciernen a la producción se llaman artes, entre las que Aristóteles otorga especial consideración a la poesía.

La ética de Aristóteles se propone determinar el fin y las condiciones de la actividad humana. Toda actividad está dirigida hacia la consecución de un fin que aparece como bueno y deseable: el fin y el bien coinciden. Ciertos fines se desean en vista de otros; por ejemplo: la riqueza y la salud se desean por los placeres que pueden procurar. Pero además debe existir un bien que se desee por sí mismo y no como un medio para alcanzar otro fin ulterior: ese fin es el bien supremo.

Según Aristóteles, para el hombre el sumo bien es la felicidad; lo que se trata es de saber en que consiste la felicidad. Reflexionemos, cada cual es feliz cuando hace bien su trabajo: el músico cuando toca bien, el constructor cuando construye a la perfección. Por tanto, el hombre será feliz cuando realice bien su tarea propiamente humana. ¿En que consiste esa tarea? Obviamente en el ejercicio de la razón, que es lo que distingue al hombre de otros animales. Pero el ejercicio de la razón es la virtud; por lo tanto, la felicidad consiste en la virtud. A la virtud por otra parte se une necesariamente el placer que se acompaña al ejercicio normal de toda actividad.

De las tres partes del alma humana solo dos son suceptibles de ejercitar la razón: la parte intelectiva, que es la razón misma, y la parte apetitiva que, no obstante hallarse desprovista de razón puede ser dominada y dirigida por la razón. Por el contrario, el alma vegetativa no puede participar en la razón. Existen pues, dos virtudes fundamentales: la virtud intelectiva o dianoética, que es la actividad propia del alma intelectiva; la virtud moral o ética, que es el dominio del alma intelectiva sobre los apetitos sensibles.

La virtud moral o ética consiste en la capacidad de escoger el justo medio entre dos extremos viciosos, de los cuales uno peca por exceso, el otro por defecto. La valentía, que es el justo medio entre la cobardía y la temeridad, nos refiere a lo que se debe y a lo que no se debe tener. La templanza, que es el justo medio entre la destemplanza y la insensibilidad, nos refiere al uso moderado de los placeres. La libertad, que es el justo medio entre la avaricia y la disipación, nos refiere al empleo prudente de las riquezas. La magnanimidad, que es el justo medio entre la vanidad y la humildad se refiere a la recta opinión de sí mismo. La mansedumbre que es el justo medio entre la irascibilidad y la indolencia, se refiere a la ira. La virtud ética fundamental es la justicia, que se puede entender ante todo como la plena conformidad a las leyes, si bien en tal caso deja de ser una virtud particular para convertirse en la virtud total y perfecta, porque perfecto es el hombre que se conforma en todo y por todo a las leyes. Pero la justicia puede entenderse también como una virtud particular y entonces es distributiva o conmutativa. La justicia distributiva es la que preside la distribución de los honores, el dinero y todos los demás bienes que es necesario dar a cada cual de acuerdo con sus méritos. La justicia distributiva tiende a realizar una exacta proporción: las recompensas distribuidas entre dos personas deben ser entre sí como los respectivos méritos. La justicia conmutativa  preside, por el contrario, los contratos que pueden ser voluntarios (compra, venta, locación, etc.) o involuntarios (fraude, robo, envenenamiento, etc.; o bien violencia, por ejemplo golpes y asesinatos, etc.). La justicia conmutativa o correctiva tiende a compensar las ventajas y las desventajas entre los dos contratantes, es decir, instruye una pura y simple igualdad.

Sobre la justicia se funda el derecho, que puede ser privado o público. Este último rige la vida asociada y se distingue en legítimo (positivo) que es el sancionado por las leyes y el derecho natural que es idéntico en todos los hombres. La equidad es una corrección a la ley mediante el derecho natural y sirve para evitar injusticias que a veces se derivan de la aplicación mecánica de la ley.

La virtud intelectiva o dianoética es la que consiste en el ejercicio de las facultades intelectivas. Comprende la ciencia, el arte, la cordura, la inteligencia y la sabiduría. La ciencia es la capacidad demostrativa (apodíctica) que tiene por objeto lo necesario y lo eterno. El arte es la capacidad productora de objetos; la cordura es la capacidad de actuar convenientemente en relación con los bienes humanos. La sabiduría es la virtud dianoética más alta y comprende al mismo tiempo la ciencia y la inteligencia, es decir, la facultad de demostrar y la facultad de intuir los principios de la demostración. Se ocupa de las cosas más elevadas y divinas, a diferencia de la cordura que,  por el contrario, tiene que ver con las cuestiones humanas.

Conexiones con la virtud tiene la amistad, de la que Aristóteles se ocupa extensamente en la Ética Nicomaquea y que entiende como la totalidad de las relaciones de solidaridad y afecto entre los hombres. La verdadera amistad no se funda ni sobre la utilidad ni sobre el placer recíproco, sino sobre el bien y la virtud; y como tal es estable y eterna.

La más alta encarnación de la vida moral y de la vida humana en general es, según Aristóteles, el sabio. Y en efecto la más alta forma de vida para el hombre es la vida teorética, es decir, la vida dedicada a la investigación científica. El sabio se basta a sí mismo porque su fin está en el mismo, en la actividad de su razón. Por tanto, también la vida del sabio esta hecha de serenidad y paz: él no se afana persiguiendo los fines que no puede alcanzar. De esta forma Aristóteles  hace propia y define en la ética la actitud adoptada anteriormente por Sócrates y Platón. La más alta vida es para el hombre la que se dedica a la investigación: solo en ella alcanza el hombre su fin supremo, su felicidad

Hasta aquí este post, espero que haya sido de su agrado y de su utilidad, espero compartan, comenten, den +1 o clic a algun anuncio que les interese.

Bibliográfia


"N. Abgano, A. Visalberghi. (Ed.). (1964). Historia de la Pedagogía, Turín, Italia Editorial Fondo de cultura económica Pag, 99-102"

viernes, 25 de agosto de 2017

Aristóteles: La Biología y la Psicología

Posted by Emmanuel Urias on agosto 25, 2017 with No comments
Buenas noches, seguiremos recorriendo la obra de Aristóteles,  y ahora toca el turno a la biología y la psicología. Les dejo el índice de los temas ya vistos

Aristóteles: La Biología y la Psicología

La perfección del mundo, que es el supuesto de toda la física aristotélica, implica la estructura finalística del mundo mismo. Es decir, implica que en el mundo, todo tiene un fin. La consideración del fin es esencial para toda la física aristotélica. Como hemos visto para Aristóteles, el movimiento de un cuerpo no se explica si no es admitiendo que tiende naturalmente hacia su lugar natural: la tierra tiende al centro, y los otros elementos tiendes a su respectiva esfera. El lugar natural de un elemento se determina por el orden perfecto que guardan las diversas partes del universo. Alcanzar ese lugar, y por lo mismo mantener y garantizar la perfección del todo. He ahí el fin de todo movimiento físico. Ya en la ley fundamental que explica los movimientos de la naturaleza se halla presente la consideración del fin. Pero el fin es todavía mas evidente en el mundo biológico, es decir, en los organismos de los animales: se explica pues, la preferencia de Aristóteles por las investigaciones biológicas a las cuales dedicó gran parte de su actividad.

lunes, 21 de agosto de 2017

El problema del conocimiento

Posted by Emmanuel Urias on agosto 21, 2017 with No comments
El problema del conocimiento se divide en cinco problemas parciales que serán analizados en los siguientes post, exponiendo las soluciones más importantes que se han dado respecto de estos problemas a lo largo de la historia de la filosofía.

Soluciones al problema del conocimiento



domingo, 20 de agosto de 2017

Aristóteles: La física

Posted by Emmanuel Urias on agosto 20, 2017 with No comments
Buenas noches queridos amigos, el día de hoy vamos a continuar con el tema de Aristóteles, ya hemos visto anteriormente parte de la obra de éste filósofo, vamos a ver hoy, la física, es la segunda parte de la teología, seguimos viendo las sustancias inmóviles, espero sea de su agrado. Les dejo el índice de los temas vistos hasta el momento.

Aristóteles: La física


Las sustancias inmóviles o inteligencias motrices de los cielos constituyen el objeto de esta parte de la metafísica que es la teología. Las sustancias en movimiento, susceptibles de ser percibidas por los sentidos constituyen el objeto de la física. Para Aristóteles, la física es la segunda ciencia teórica y viene después de la filosofía primera o metafísica. Como se ha dicho, el objeto de la física es el ser en movimiento. Por tanto, la física de Aristóteles es pues, esencialmente, una teoría del movimiento, y clasifica las sustancias físicas de acuerdo con la naturaleza de su movimiento.

Ahora bien, Aristóteles admite cuatro tipos fundamentales de movimiento:
  1. El movimiento sustancial, es decir el generarse y el perecer
  2. El movimiento cualitativo, es decir, la mutación.
  3. El movimiento cuantitativo, es decir, el aumento o la disminución
  4. El movimiento local o locomoción, es decir, el movimiento propiamente dicho
Según Aristóteles, este último es fundamental y todos los otros se reducen a él; en efecto, el aumento y la disminución se deben al influir o alejarse de una cierta materia; la mutación, la generación y el perecer suponen la reunión en un cierto lugar o la separación de ciertos elementos. De tal forma, solo el movimiento local, es decir, el cambiar de sitio, es el movimiento fundamental que permite distinguir y clasificar las diversas sustancias físicas. Ahora bien, para Aristóteles el movimiento local es de tres especies:
  1. El movimiento circular, en torno al centro del mundo
  2. El movimiento del centro del mundo hacia lo alto;
  3. El movimiento de lo alto, al centro del mundo
Estos dos últimos movimientos de traslación, son imperfectos, y recíprocamente opuestos: una cosa se mueve de ese modo para alcanzar una posición diferente de la que tiene, y una vez que la ha alcanzado, no se mueve más. Por consiguiente, el movimiento de traslación tiene en sí algo de contradictorio: algo se mueve, para no moverse. Por el contrario, el movimiento circular está libre de tales contradicciones; no se niega a sí mismo y puede proseguir indefinidamente, de tal forma que las sustancias que se mueven con esta especie de movimiento son necesariamente inmutables, ingenerables e incorruptibles.

Los movimientos de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba, son por el contrario propios de los cuatro elementos que componen los cuerpos terrestres o sublunares: agua, tierra, aire y fuego. Para explicar el movimiento de éstos elementos tiene en el universo un lugar natural. Si una parte de ellos es sacada de su lugar natural (lo que no puede verificarse sino mediante un movimiento violento, es decir, contrario a la posición natural del elemento) tiende a volver a él con un movimiento natural.

Ahora bien, los lugares naturales de los 4 elementos corresponden al respectivo peso de éstos. En el centro del mundo está el elemento más pesado, la tierra; en torno a la tierra están las esferas de los otros elementos en orden decreciente de peso: agua, aire y fuego. El fuego constituye la esfera extrema del universo sublunar; más allá se encuentra la primera esfera celeste o de la luna. Aristóteles había llegado a esta teoría, a través de sus sencillos experimentos: la piedra en el agua se hunde, es decir, tiende a situarse debajo del agua; una burbuja de aire producida bajo el agua sube a la superficie de ésta, porque el aire tiende a disponerse sobre el agua; la llama sube hacia lo alto, es decir, tiende a reunirse con su esfera que esta situada por encima del aire.

El universo físico, que abarca los cielos formados por el éter, y el mundo sublunar formado por los cuatro elementos, es, según Aristóteles perfecto, único, finito y eterno. Estos caracteres del mundo Aristótelico los demuestra con argumentaciones apriorísticas, sin ninguna referencia a la experiencia. Además, contra los atomistas, considera el universo como absolutamente compacto, pleno. Llega incluso a esgrimir como argumento contra la posibilidad del vacío en la naturaleza el argumento de lo que hoy llamaríamos principio de inercia. En el vacío, dice, un cuerpo permanecería en reposo o continuaría moviéndose hasta que no se le opusiera una fuerza mayor, pero en realidad, este argumento demuestra sólo que Aristóteles considera como absurdo lo que es el primer principio de la mecánica moderna, por el principio de la inercia, antes mencionado. Este principio no será reconocido sino por la escolástica del siglo XIV, para ser posteriormente formulado con exactitud por Leonardo da Vinci.

Aristóteles no nos ha dejado una cosmogonía, como Platón en el Timeo. Ni tampoco podía ofrecérnosla dado que a su juicio el mundo no nace. A esta eternidad se conjuga la eternidad de todos los aspectos fundamentales y todas las formas sustanciales del mundo. Por tanto, la especies animales son eternas, como lo es también la especie humana que, según Aristóteles podrá pasar con toda suerte de vicisitudes en su historia sobre la tierra, pero es y será imperecedera e ingenerada.

Biblografía

"N. Abgano, A. Visalberghi. (Ed.). (1964). Historia de la Pedagogía Turín, Italia Editorial Fondo de cultura económica Pag, 94-96

viernes, 18 de agosto de 2017

Aristóteles: La teología

Posted by Emmanuel Urias on agosto 18, 2017 with No comments
Buenas tardes queridos lectores, el día de hoy seguiremos estudiando a Aristóteles, ahora con lo que se refiere a la Teología. Veremos las sustancias inmóviles y las sustancias móviles. Trataremos de explicar el movimiento eterno y continuo entre otras cosas. Espero sea de utilidad y les dejo el enlace de los temas que engloban la obra de este gran filósofo.


Aristóteles

Aristóteles: La teología

Aristóteles divide las sustancias existentes en dos grandes clases: las sustancias inmóviles que los sentidos no perciben y sólo son conocidas por la inteligencia, y las sustancias en movimiento que son sensibles. Las sustancias en movimiento constituyen el mundo físico y por tanto son objeto de la ciencia física. Las sustancias inmóviles o inteligibles son las divinas.

La existencia de una sustancia inmóvil se demuestra por la necesidad de explicar la continuidad y eternidad del movimiento del cielo. El movimiento eterno, continuo, uniforme del primer cielo (el más alejado de la tierra), del cual dependen los movimientos igualmente eternos, uniformes y continuos de los otros cielos, debe tener una causa, es decir, presupone que hay algo que lo mueve, un motor. Pero a su vez, este motor no puede ser movido, pues de otro modo, su movimiento debería tener como causa otro motor; y si éste a su vez se moviese necesitaría otro motor más y así al infinito. Por consiguiente, el motor del primer cielo debe ser un primer motor inmóvil, y como tal, debe ser acto sin potencia, acto puro, más como la potencia es materia, el motor es también forma sin materia, es decir incorpóreo.

Pero ¿como puede mover un motor que es de por sí inmóvil? Según Aristóteles mueve no como causa eficiente, es decir, comunicando un impulso, sino como causa final, o sea, comunicando deseo o amor de su propia perfección. En efecto, el primer motor, en cuanto acto puro, es perfección absoluta, porque es realidad perfecta a la que no falta nada. Y determina el movimiento del primer cielo de igual modo como el objeto amado, aún pereciendo inmóvil, determina el movimiento del amante hacia sí.

A esta sustancia inmóvil, que es también el bien más alto y la máxima perfección, debe pertenecer evidentemente el género de la vida más excelso. Ahora bien, la mejor vida es la de la inteligencia, a la que el hombre se eleva sólo por breves periodos; por tanto, la vida de la inteligencia es la propia de la sustancia inmóvil, que la goza continua y eternamente. Sin embargo, la inteligencia divina no puede tener un objeto diverso de ella misma, que sería por lo demás un objeto inferior (por ser ella la perfección misma); por tanto, no puede tener más objeto que sí misma. El pensamiento de Dios, es pensamiento del pensamiento, y como tal es la vida más perfecta y feliz.

Dios es pues, para Aristóteles, el motor del primer cielo. Pero Aristóteles considera que el razonamiento que demuestra la existencia de Dios se puede repetir aplicándolo a todos los otros cielos. En efecto, los movimientos de los otros cielos son tan continuos y eternos como el primero y por tanto presuponen otros tantos motores inmóviles, de manera que las sustancias inmóviles serán tantas cuantas sean las esferas celestes. De tal forma, Aristóteles admite 47 o 55 inteligencias motrices, correspondientes a las 47 o 55 esferas celestes del sistema geocéntrico que por entonces estaba consolidándose. La oscilación del número se debe a la disparidad de parecer entre los dos grandes astrónomos contemporáneos de Aristóteles, Eudoxo y Calipo, cuyas doctrinas son ligeramente modificadas por el filósofo. En esta doctrina de sustancias inmóviles e inteligentes Aristóteles veía una confirmación de la creencia tradicional de que los cuerpos celestes son dioses y que lo divino permea la naturaleza entera.

Biblografía

N. Abgano, A. Visalberghi. (Ed.). (1964). Historia de la Pedagogía Turín, Italia Editorial Fondo de cultura económica Pag, 93-94

miércoles, 16 de agosto de 2017

Aristóteles: La metafísica

Posted by Emmanuel Urias on agosto 16, 2017 with No comments
Ya hemos hablado anteriormente de algunos aspectos relevantes de Aristóteles, hoy toca el turno a la filosofía primera, es decir, a la metafísica parte medular de toda la obra de Aristóteles, el es estudio del ser cuanto ser, de los objetos, de las sustancias, etc. Veamos pues lo que nos tiene que decir Aristóteles con respecto a la metafísica y les dejo los links para el repaso de los temas anteriores.


Aristóteles: La metafísica

El estudio del ser en cuanto ser, es decir, la filosofía primera o metafísica no es pues, solo el estudio de lo óptimo o lo perfecto, como para Platón, sino el estudio de cualquier cosa en cuanto es, o sea de la sustancia de cualquier cosa. La sustancia de una cosa es pues lo que esa cosa es necesariamente, y que no podría no ser sin dejar de ser también esa cosa. El juicio. "Sócrates es un hombre" no puede negarse, sin que Sócrates deje de ser Sócrates, puesto que no puede ser al mismo tiempo Sócrates y no hombre. Pero la sustancia de Sócrates, no esta solamente en su ser hombre, sino en el ser este hombre determinado por una suma de otros elementos. Es decir, la sustancia propiamente dicha o sustancia primera, se identifica con un determinado ser real; en nuestro ejemplo la especia "hombre" es "sustancia segunda", y lo mismo sería, si bien en un modo más atenuado, el género "mamífero"; por el contrario "en las sustancias primeras ninguna es más sustancia que otra". Dios es sin duda el más excelso de los seres; pero es sustancia precisamente en el mismo sentido que todos los demás seres. O sea, que los seres, antes de tener un valor cualquiera que los distinga entre sí y los subordine los unos a los otros, tienen un valor fundamental idéntico y común: el valor de la sustancias.

Ahora bien, la sustancia es el objeto propio de la ciencia. Lo que la ciencia busca en las cosas es precisamente la sustancia que permita responder a la pregunta ¿qué cosa?. Por consiguiente, todas las ciencias en cuanto estén dirigidas a la búsqueda y la definición de la sustancia tienen igual valor y dignidad. En efecto, el objeto que persiguen no es más alto para algunas, ni más bajo para otras, sino que es siempre el mismo, la sustancia.

Por tanto, Aristóteles ha justificado el valor de la investigación científica en el sentido más amplio del término, evitando que quede fuera de ella la indagación orientada hacia el mundo natural. Pero con ello, ha justificado también su actitud de investigador infatigable, curioso de todos los aspectos de la realidad y dispuesto a ocuparse de las más insignificantes manifestaciones del ser. La metafísica aristotélica eliminó definitivamente el prejuicio, aun predominante en el platonismo, contra la investigación empírica de la naturaleza.

A la sustancia deben referirse todos los significados de la palabra ser. Según Aristóteles cualquiera que sea el sentido en que se utilice esta palabra, si es legitimo, nos encontraremos ante un aspecto o una manifestación de la sustancia. Las cosas compuestas tienen una forma que imprime un carácter particular al conjunto de los elementos que las componen y que es diverso del de cada uno de los elementos componentes; estos mismos elementos, por otra parte, constituyen la materia de la cosa compuesta. Por ejemplo, en una esfera de bronce la esfericidad es la forma, el bronce la materia; el artista que construye la esfera de bronce en realidad no crea ni el bronce ni la esfericidad, que son entrambos preexistentes a la obra y que, según Aristóteles, no nacen, no mueren y son eternos. En cambio, la esfera de bronce nace y muere, o sea, esta determinada esfera que el artista construye y que puede destruir de igual modo.

Esa esfera es pues un compuesto (o sinolón) de materia y forma, y está sujeta al devenir y, por lo mismo, al nacer y al morir. El sinolón es la sustancia primera, y la forma (esfericidad) la sustancia segunda. En modo menos apropiado se llama a veces sustancia también a la materia (bronce) para que Aristóteles emplea el termino sustrato.

En correspondencia a la distinción entre materia y forma Aristóteles establece otra entre acto y potencia. Esta distinción tiene por objeto hacer inteligible el movimiento que, según los eleáticos, era irracional, y por lo tanto, irreal. Según Aristóteles el devenir sería irracional si, como pensaban los eleáticos, consistiese en pasar del no ser al ser y viceversa; semejante paso es, efectivamente imposible porque, de la nada, nada puede surgir y porque el ser no puede reducirse a nada. Según Aristóteles, el devenir es, por el contrario, un paso de lo que es en potencia a lo que es en acto: el ser en potencia no es la nada sino cabalmente la potencia, o sea la posibilidad de producir el ser en acto. Por ejemplo, la semilla es la planta en potencia, el niño es el hombre en potencia, etc. El acto no es otra cosa que la realidad plena y entera del ser, puesto que la potencia no es más que la simple capacidad de producir tal ser. Por eso, Aristóteles dice que el acto precede a la potencia: el niño no puede nacer, sino de un hombre ya adulto, que lo precede; la semilla no puede nacer sino de la planta, etc. A la pregunta jocosa que a veces se hacer sobre que fue primero, el huevo o la gallina, Aristóteles respondería: la gallina. El paso gradual de la potencia al acto Aristóteles lo denomina movimiento en general o devenir; el término conclusivo de este paso (por ejemplo, la planta en su forma perfecta) es llamado por Aristóteles acto final (o entelequía).

Forma y materia, acto y potencia, explican el devenir y constituyen según Aristóteles sus dos causas principales. Se pueden distinguir otras dos causas del devenir: la causa eficiente, que es lo que inicia el devenir, y la causa final, que es el fin del devenir mismo. Por ejemplo, en el caso de la esfera de bronce fabricada por un artífice, el artífice mismo es la causa final. La esfericidad y el bronce son, evidentemente la forma y la materia. En las obras como ésta, debidas al hombre, la causa eficiente se puede distinguir de la materia y la causa final de la forma, puesto que el bronce no puede asumir por sí mismo la forma esférica, sino que necesita de la obra del artífice (causa eficiente) y del fin que éste tiene en la mente. Por el contrario, en el producir y las mudanzas naturales, la causa eficiente y el fin de identifica con la forma: la planta es, a un tiempo, causa, forma eficiente y fin de la transformación de la semilla.

Todos los movimientos que se observan en la naturaleza (entendiendo la palabra "movimiento" toda forma de transformación, mudanza y producción) van de una materia a una forma. A menudo lo que es forma (es decir, punto de llegada) para un movimiento, se convierte en materia (o sea, punto de partida) de un movimiento ulterior. Por tanto, una misma cosa puede considerarse materia desde el punto de vista del movimiento que se inicia y forma desde el punto de vista del movimiento que en ella termina. Ésta cadena supone dos términos extremos, de acuerdo con Aristóteles. Por una parte, supone una materia pura o, como dice Aristóteles, materia prima, que sea pura potencia, absolutamente desprovista de determinaciones. Esta materia prima, no debe confundirse con lo que llamamos comúnmente materia, es decir, el fuego, el agua, el bronce, etc., que no son pura materia porque tienen ya una determinación cualquera por la cual nos distinguimos y damos a cada uno de ellos un determinado nombre. La materia prima, es absolutamente indeterminada, como tal no se puede conocer y ni siquiera indicar con un nombre; es más bien un concepto límite que se admite como principio hipotético de todo devenir. En cuanto a la forma pura, o el acto puro, es la sustancia mas alta del universo, la sustancia inmóvil, objeto de la teología.


martes, 15 de agosto de 2017

Aristóteles: La Lógica

Posted by Emmanuel Urias on agosto 15, 2017 with No comments
Vamos a continuar hablando de Aristóteles, esto va a llevar varios post. Ya vimos la vida, la obra en general y como Aristóteles concibe la filosofía como una ciencia en partícula, hoy vamos a escribir sobre la lógica.

Aristóteles 384-322


Aristóteles: La lógica como instrumento de investigación

El hecho de que El principio de contradicción (visto en el post pasado) tenga una formulación lógica y otra ontológica, es decir, referidas tanto a nuestro discurrir sobre las cosas, como a las cosas mismas, es sumamente instructivo para comprender cómo entendía Aristóteles la función de la lógica, de la que fue el primer teórico (con el nombre de analítico, puesto que el nombre de la lógica fue introducido por los estoicos). Para Aristóteles, todas las ciencias (inclusive la filosofía primera o metafísica) tienen en común los procedimientos racionales con que se realizan sus demostraciones y que garantizan la validez de sus afirmaciones. Estos procedimientos no son una vestidura exterior sobrepuesta a un cuerpo de doctrina de origen diverso, antes bien, en la medida en que son correctos,  se identifican con la realidad misma que es el objeto de cada una de las ciencias y revelan su organización efectiva, sus articulaciones vitales.

La lógica es un instrumento de investigación (Organon o instrumento será llamado más tarde con toda propiedad el conjunto de las obras lógicas de Aristóteles) que funcionará en la medida en que su estructura corresponda a la realidad. Por tanto, convendrá que nos ocupemos de ella brevemente, aún cuando ello nos obligue a adelantar algunos conceptos de la metafísica.

Objeto de la lógica son ante todo los juicios (y las proposiciones que los formulan); en efecto, solamente los juicios pueden ser verdaderos o falsos. Constan de un sujeto y un predicado, que considerados aisladamente no son ni verdaderos ni falsos: verdadera o falsa será solo su unión. Esta unión, o sea el acto de la predicación, puede verificarse de diversos modos: se puede indicar la sustancia de una cosa, lo que es esa cosa (por ejemplo: "Sócrates es un hombre", o bien: "Éste es Sócrates"), pero también se pueden indicar otras determinaciones contingentes o accidentales del sujeto. Según Aristóteles, estas determinaciones son de nueve tipos fundamentales que enumeraremos con ejemplos (el sujeto sobreentendido sigue siendo Sócrates). Cantidad (mide seis codos), Cualidad (es pálido), relación (es más alto que Simmia), lugar (está en el Liceo), tiempo (ayer estuvo aquí), posición (está sentado), hábito (es frugal), acción (interroga), pasión (es interrogado). Tenemos así diez tipos de predicados posibles o categorías (= predicaciones) entre las cuales, la sustancia ocupa un lugar aparte, como se verá más adelante.

Además, los juicios se pueden dividir en afirmativos y negativos ("Sócrates es un hombre", "Sócrates no tiene alas), así como también en universales, particulares e individuales ("todos los mamíferos son vivíparos","algunos mamíferos son cuadrúpedos", "Este perro es ciego"). Tales distinciones nos permiten reconocer aquellos casos en los que dos juicios verdaderos se puede "deducir" con absoluta certeza, teniendo como única base la verdad de éstos y sin recurrir ulteriormente a la experiencia o a la intuición, otro juicio verdadero, diverso de casa uno de los dos primeros. Esta es la famosa ley del silogismo, por la que Aristóteles distingue prólijamente los casos en los que la deducción es válida y casos en los que es inválida; su objetivo era doble: facilitar la especulación científica y además -sobre todas las cosas- forjar una eficaz arma defensiva contra las falsas acrobacias de la eristica, degeneración de la sofistica. He aquí dos casos de silogismo, uno válido, otro inválido:

Todos los hombres son mortales
Sócrates es hombre
Luego Sócrates es mortal
Todos los sabios son hombres,
Sócrates es hombre
Luego Sócrates es sabio

Veamos la regla por demás sencilla que Aristóteles nos da para ponernos en condición de reconocer a primera vista la invalidez del segundo silogismo: solo se pueden sacar legítimamente conclusiones afirmativas y no particulares cuando el término común a las dos premisas (término medio) está distribuido, es decir, aparece una vez como sujeto y una vez como predicado.

Las ciencias están costituídas por cadenas de silogismos fundados sobre premisas necesarias. Aquí surge el problema de cómo se establecen las primeras premisas de la cadena, pues evidentemente no es posible retroceder al infinito. La respuesta de Aristóteles es doble:
  1. las primeras premisas son "primeros principios" evidentes de por sí, intuidos directamente por el intelecto y tales que no necesitan se demostradas
  2. Las primeras premisas surgen de la observación de todos los casos particulares, mediante un proceso que va de lo particular a lo universal (en vez de lo universal a lo particular, como en la deducción) y que se llama inducción. Por ejemplo, de la observación de que el mejor piloto es el más experto, como también el mejor chofer o el mejor albañil, etc., se llega a la conclusión de que, en general, quien es más experto en una cierta cosa es el mejor en ella. Más para poder dar origen a una conclusión verdaderamente cierta, tal que,  pudiera constituirse en premisa universal y necesaria de deducciones "demostrativas", la inducción debería ser completa, es decir, estar basada en la observación de todos los casos posibles. Por tanto, Aristóteles considera de todo punto preferible, siempre que se pueda, la otra vía, o sea, la que parte de los primeros principios universales evidentes por sí mismos.
Es probable que en esta preferencia influyese Platón, pero sobre todo el hecho de que también para éste, el modelo mas perfecto de ciencia, era la matemática, en la que, a partir de pocos primeros principios de carácter muy general establecidos a priori sobre la base de su evidencia intelectual más bien que fundados en la observación empírica, se deducen los resultados incluso más particulares. Y en efecto, el ideal del sistema científico que Aristóteles delineó en forma coherente y precisa, encontró mas tarde una realización casi perfectamente fiel en los Elementos de Euclides, donde se hallan organizados con rigor absoluto los resultados de la matemática antigua. Pero, como veremos, en las otras ciencias el apriorismo de Aristóteles se revelará a la larga, no solo infecundo, sino incluso dañoso, por lo que, por otra parte no nos autoriza a menospreciar la ingente labor de investigación y sistematización realizada por el filósofo en los más diversos campos del saber.

Espero que les haya gustado este artículo, en la siguiente entrega hablaremos de La metafísica

viernes, 11 de agosto de 2017

Aristóteles. La filosofía en cuanto a ciencia partícular

Posted by Emmanuel Urias on agosto 11, 2017 with 1 comment
Buenas tardes queridos lectores, vamos a continuar con el filósofo Aristóteles, he dividido a este filósofo en varias partes, ya que un solo artículo sería demasiado extenso. Les dejo de cualquier manera los enlaces a manera de índice:


La filosofía en cuanto a ciencia particular

Aristóteles tiene de la filosofía un concepto completamente diverso del de Platón. Para Platón, la filosofía contiene, en una especie de fases imperfectas o preparatorias, todas las otras ciencias, y se identifica con la búsqueda de una vida propiamente humana, es decir, al mismo tiempo virtuosa y feliz. Por el contrario, para Aristóteles la filosofía es una ciencia particular, a la par de muchas otras ciencias, sobre las cuales no goza de ninguna preeminencia, como no sea juntamente la de poder justificar la autonomía y el valor de todas las ciencias. Según Aristóteles, esta última tarea es esencial para la filosofía. La filosofía debe justificar todo y cualquier tipo de indagación, sin importar cual sea su objeto, y por consiguiente, debe proporcionar la base para reconocer todas las disciplinas, por diversas que sean, el mismo valor de ciencia. Es evidente que este punto de vista aristotélico tiene una gran importancia para el desarrollo científico y educativo ya que rescata a las disciplinas, cuyo objeto es el mundo natural de la situación de inferioridad que les había atribuido Platón.

Sin embargo Aristóteles no llegó inmediatamente a este concepto de la filosofía, propio de sus años de mayor madurez, cuando ya había encauzado su actividad personal y la de su escuela hacia la investigación científica, sobre todo biológica. En efecto, en un principio su concepto de la filosofía era muy parecido al platónico, o sea, que la filosofía tiene como objeto propio la realidad superior a todas las demás. Dios, motor de los cielos y causa final de las cosas. Este concepto de la filosofía como teología se encuentra expuesto por Aristóteles en los diálogos (de los cuales, como hemos dicho, sobreviven solo unos cuantos fragmentos) así como también en algunos de los escritos de que consta la Metafísica. Sin embargo, es un concepto que no permite otorgar a las otras ciencias un valor igual al de la filosofía, pues que el valor de la filosofía está determinado por la excelsitud de su objeto (Dios), ante el cual el de las demás ciencias es ciertamente menos excelso. Por otra parte, tampoco permite a la filosofía establecer el cuadro conjunto de todas las otras ciencias ni la tarea específica de cada una de ellas.

Por eso en los libros que constituyen la última y más madura expresión de su pensamiento (especialmente los libros VII, XIII y IX de la Metafísicia) Aristóteles formula otro concepto de la filosofía. La filosofía no tiene por objeto una realidad particular, ni siquiera la más alta de todas, sino más bien, la realidad en general, es decir, el aspecto fundamental y común de toda la realidad, el ser en cuanto tal. Toda ciencia considera un aspecto particular del ser; por ejemplo, la matemática tiene como objeto el ser como cantidad, la física el ser en movimiento. La filosofía considera el ser en su máxima generalidad, sólo en cuanto ser. En este modo, es el fundamento de todas las demás ciencias, puesto que todas estudian el ser, pero es mucho más extensa e inclusiva que todas las otras ciencias porque considera el ser no bajo un aspecto particular, sino en su carácter primordial y fundamental, en cuanto es.

Empero, según Aristóteles, la filosofía debe proceder con el método de todas las demás ciencias. En efecto, las ciencias proceden por abstracción, es decir, despojando a las cosas de todos los caracteres diferentes de los que les interesan. El matemático despoja a las cosas de todas las cualidades sensibles (peso, ligereza, dureza, etc.) con objeto de reducirlas a cantidad, o sea al número y las formas geométricas. El físico abstrae todas las cualidades no reductibles al movimiento, porque su finalidad únicamente es considerar al ser en movimiento. Para ello, el matemático y el físico, establecen ciertos principios generales o axiomas que se refieren justamente a la naturaleza específica de su objeto y que sirven para definirlo distinguiéndolo de las otras ciencias.

Del mismo modo debe proceder la filosofía, que Aristóteles denominó filosofía primera (respecto de la física o filosofía segunda) y que después de Aristóteles se denominó Metafísica por el lugar que los libros de filosofía ocuparon en la compilación de Andrónico de Rodas (después de la física). La filosofía primera debe reducir los muchos significados de la palabra ser a un significado único y fundamental, puesto que debe considerar al ser no como cantidad ni como movimiento, ni bajo ningún otro aspecto, sino justa y solamente en cuanto ser. Para este fin, necesita un principio o axioma fundamental que es el principio de contradicción. Aristóteles lo formula de dos modos:
  1. Es imposible que una misma cosa convenga y no convenga al mismo tiempo, a una misma cosa justamente en cuanto es la misma;
  2. Es imposible que una cosa sea o no sea al mismo tiempo
La primera fórmula expresa la imposibilidad lógica de afirmar y negar simultáneamente un mismo predicado de un mismo sujeto. Por ejemplo, no se puede afirmar al mismo tiempo "el hombre es un animal racional" y "el hombre no es un animal racional". Una de las afirmaciones es necesariamente verdadera, la otra es necesariamente falsa.

La segunda explica la imposibilidad ontológica de que un ser determinado sea y al mismo tiempo no sea lo que es. Por ejemplo, si el hombre es un animal racional todo hombre tiene que ser un animal racional; si un hombre no lo fuese no sería un hombre

miércoles, 9 de agosto de 2017

La discalculia: La dislexia matemática

Posted by Emmanuel Urias on agosto 09, 2017 with No comments
Buenos días compañeros, el día de hoy les traigo información sobre una enfermedad llamada discalculia, que puede ser identificada como la dislexia matemática. Así que comencemos

La discalculia

Introducción

La discalculia es un trastorno parecido a la dislexia, que se distingue por tener problemas matemáticos, tan simples como no identificar qué número es mayor que otro, o que el cero (0), no lo cuenta como tal, es decir, para quien padece discalculia, es lo mismo 10, 100 y 1000, ya que el cerebro ignora los ceros. En esta investigación trataremos de explicar y comprender lo que es la discalculia y encontrar algún software que nos ayude a ayudar a las personas con este padecimiento.

¿Qué es?

La discalculia es la incapacidad para el aprendizaje de la numeración y el cálculo
Para comenzar a entender lo que es la discalculia, primero necesitamos definirla.

La discalculia es una dificultad específica de aprendizaje de la numeración y el cálculo que interfiere, de manera significativa, en el rendimiento académico del alumnado o en actividades de la vida cotidiana que requieren las habilidades matemáticas.

Otra definición más práctica sería:

La discalculia es una discapacidad específica del aprendizaje en matemáticas. Los chicos con discalculia puede que tengan dificultades para entender conceptos relacionados con los números o usando símbolos o funciones necesarias en matemáticas.

La discalculia tiene varias clasificaciones:

Se presenta de diferentes formas según el diagnóstico o sus características. Tradicionalmente se ha divido en cuatro tipos:
  • Discalculia primaria: Trastorno específico y exclusivo del cálculo, unido a una lesión cerebral.
  • Discalculia secundaria: Se diagnostica al producirse una mala utilización de símbolos numéricos y mala realización de operaciones asociadas a dichos símbolos, especialmente las inversas. También asociada a otros trastornos como dificultades del lenguaje, baja capacidad de razonamiento y desorientación espacio-temporal.
  • Disaritmética: Se caracteriza por presentar dificultades para comprender el mecanismo de la numeración, retener el vocabulario asociado a esta o concebir los mecanismos de resolución de sumas, restas, multiplicaciones o divisiones (cuatro operaciones básicas), también contar mentalmente y utilizar sus adquisiciones para la resolución de problemas.
  • Discalculia espacial: Dificultad para ordenar los números según una estructura espacial.

¿Cuáles son las causas?

Existen cada vez más investigaciones que revelan el origen neurológico de las dificultades específicas para la realización de tareas numéricas y de cálculo. 

La discalculia, tiene un origen neurológico
Investigaciones recientes, realizadas en personas sanas mediante técnicas de neuroimagen, señalan que el procesamiento numérico se localiza principalmente en el lóbulo parietal. No obstante, otras regiones cerebrales, como la corteza prefrontal, la parte posterior del lóbulo temporal, la corteza cingulada y distintas regiones subcorticales también contribuyen al correcto funcionamiento de estas capacidades.

Sin embargo, a pesar de la primacía por el origen neurológico de la discalculia del desarrollo, existen otras explicaciones causales como la aportada por la hipótesis del déficit en procesos cognitivos. Esta hipótesis sugiere que la discalculia del desarrollo es secundaria al déficit en procesos generales; como la memoria de trabajo, el razonamiento verbal y el procesamiento visoespacial.
Los investigadores no saben con exactitud qué causa la discalculia. Pero han identificado ciertos factores que indican que está relacionada con cómo funciona el cerebro y cómo está estructurado.

Estas son algunas de las posibles causas de la discalculia:

  • Genes: La investigación demuestra que parte de la variación de los puntajes en matemáticas puede explicarse por los genes. En otras palabras, las diferencias genéticas pueden influenciar que un niño tenga discalculia. La discalculia tiende a presentarse en miembros de la misma familia, lo que también sugiere que los genes juegan un papel.
  • Desarrollo del cerebro: Los estudios de imágenes del cerebro han demostrado ciertas diferencias en la función y estructura cerebral en las personas con discalculia. Las diferencias se encuentran en el área de superficie, el grosor y el volumen de ciertas partes del cerebro. También hay diferencias en la activación de las áreas del cerebro asociadas con los procesos numéricos y matemáticos. Estas áreas están conectadas con habilidades importantes del aprendizaje, como la memoria y la planificación.
  • Ambiente: La discalculia ha estado relacionada con el síndrome alcohólico fetal. Nacer prematuramente y con bajo peso también pueden jugar un papel en la discalculia.
  • Lesión cerebral: Los estudios demuestran que las lesiones en ciertas partes del cerebro pueden resultar en lo que los investigadores llaman discalculia adquirida.
  • Por su parte, la hipótesis del déficit en la representación numérica indica que la discalculia de desarrollo se debe a trastornos en la representación mental de los números que afectan a la comprensión de su significado, así como a otras tareas aritméticas.
  • Por otro lado, la hipótesis del déficit en el acceso propone que el alumnado con discalculia de desarrollo tiene dificultades específicas en la representación de las cantidades a través de símbolos numéricos.
Hay diversas causas para la discalculía

No está claro cuánto de estas diferencias en el cerebro están determinadas por los genes y cuánto por la experiencia. Pero los investigadores están intentando aprender si las intervenciones pueden “recablear” el cerebro para hacer que las matemáticas sean más fáciles. Este concepto es conocido como neuro plasticidad.

Señales y síntomas

Dependiendo de la edad en la que nos encontremos, podemos detectar diferentes señales y síntomas. Aquí presentamos las señales y síntomas dependiendo de la edad.

Preescolar

  • Tiene problemas para aprender a contar y omite números mucho tiempo después que otros chicos de su edad pueden recordar los números en el orden correcto. 
  • Tiene problemas para reconocer patrones, como de más pequeño a más grande o de más largo a más corto. 
  • Tiene problemas para reconocer los símbolos numéricos (saber que “7” significa siete). 
  • Parece no entender el significado de contar. Por ejemplo, cuando le pide 5 bloques, le entrega unos cuantos en lugar de contarlos. 
Primaria

  • Tiene dificultad para aprender y recordar datos matemáticos básicos, como 2 + 4 = 6. 
  • Tiene problemas para identificar +, ‒ y otros signos, y usarlos correctamente. 
  • Puede que siga usando los dedos para contar en lugar de usar estrategias más avanzadas, como calcular mentalmente. 
  • Tiene problemas para entender palabras relacionadas con las matemáticas, como mayor que y menor que. 
  • Tiene dificultad con las representaciones viso-espaciales de números, como las líneas numéricas. 

Secundaria

  • Tiene dificultad para entender el valor de los dígitos según el lugar donde se colocan.
  • Tiene dificultad escribiendo números con claridad y colocándolos en la columna correcta.
  • Tiene dificultad con las fracciones y midiendo cosas, como los ingredientes de una receta simple.
  • Le cuesta llevar la cuenta de la puntuación en los deportes.

Bachillerato

  • Le cuesta aplicar conceptos matemáticos al dinero, incluyendo estimar el costo total, el cambio exacto y la propina.
  • Le cuesta entender información presentada en gráficos o tablas.
  • Tiene dificultad midiendo cosas como los ingredientes de una receta sencilla o líquidos en una botella.
  • Tiene problemas para encontrar diferentes métodos para resolver el mismo problema de matemáticas.

Habilidades que pueden ser afectadas por la discalculia

La aritmética

Ser capaz de entender y trabaja con números

Esto afecta la habilidad para:

  • Contar y hacer la conexión entre la palabra para un número y la cantidad que representa, por ejemplo: cuatro objetos y el número 4
  • Reconocer y escribir los números
  • Clasificar objetos en grupos por sus características comunes

Los cálculos

Ser capaz de resolver problemas de matemáticas usando sumas, restas, multiplicación y división.

Esto afecta la habilidad para:

  • Reconocer los signos matemáticos para diferentes operaciones
  • Decidir que operación matemática usar para contestar una pregunta o resolver un problema
  • Contar el dinero y determinar el cambio correcto

La memoria

Ser capaz de obtener, guardar y recordar información para cuando fuera necesaria

Esto afecta la habilidad para:

  • Recordar hechos matemáticos básicos
  • Recordar fórmulas matemáticas

La comprensión del lenguaje matemático

Ser capaz de aprender, elegir y usar el lenguaje matemático adecuado.

Esto afecta la habilidad para:

  • Demostrar la comprensión de conceptos matemáticos clave, tales como mayor que y menor que
  • Entender lo que está pidiendo un problema de palabras o encontrar una solución a ese problema
  • Entender el sentido de términos matemáticos y de ideas
  • Reconocer las pistas que le ayudaran a saber que operación usar para resolver un problema

La habilidad viso-espacial

Ser capaz de encontrar el sentido a lo que ven sus ojos y visualizar los conceptos

Esto afecta la habilidad para:

  • Reconocer la derecha de la izquierda
  • Leer los mapas y reconocer el mismo objeto en tres dimensiones cuando se lo ve desde un ángulo diferente
  • Aplicar las matemáticas a situaciones de la vida real.

La medición

Ser capaz de reconocer el tamaño, la distancia o la cantidad de algo

Esto afecta la habilidad para:

  • Juzgar cuanto tiempo ha pasado
  • Leer gráficos, relojes o alguna imagen representando un concepto matemático
  • Usar instrumentos de medidas comunes como reglas o tazas de medición.

¿Cómo se detecta?

Una adecuada detección de la discalculia de desarrollo debe conllevar tanto la evaluación de aspectos específicos de las matemáticas como de otros aspectos complementarios.

Algunos de estos aspectos complementarios son la inteligencia, el nivel de atención, el desarrollo visoespacial, los procesos de lectura y escritura y la memoria operativa de aspectos verbales y numéricos.

Una evaluación completa puede mostrar en qué áreas exactamente está teniendo dificultad. Los evaluadores examinan qué tan bien un niño puede hacer cálculos básicos, recordar datos matemáticos y resolver problemas rápidamente. Cada prueba de la discalculia se enfoca en diferentes destrezas. 

Las pruebas específicas pueden evaluar:
  • Habilidades para calcular
  • Fluidez matemática
  • Capacidad para calcular mentalmente
  • Razonamiento cuantitativo

¿Cómo la informática puede ayudar con este trastorno?

La mayoría de los recursos que se encuentran en Internet son de paga o vienen en inglés, sin embargo, estos son algunos de los recursos disponible en la red:

  • National Library of Virtual Manipulatives es una biblioteca extensa de objetos manipulables para matemáticas. Son objetos virtuales como líneas numéricas y bloques que permiten que los niños solucionen problemas de maneras alternativas. La biblioteca está organizada por grados escolares y por temas. Por ejemplo, si los chicos seleccionan los grados 3-5 y el tema de los números, encontrarán objetos como un ábaco virtual, un gráfico circular o de torta, diagramas Venn y más. McGraw-Hill Virtual Manipulatives Workspace es otra herramienta gratuita que ofrece objetos manipulables virtuales para matemáticas.
  • Geogebra es una herramienta en línea para dibujar y hacer gráficos. Los chicos pueden escribir en el teclado una ecuación y la herramienta la representará gráficamente en papel virtual. Si los chicos dibujan una forma o línea en el papel gráfico virtual, Geogebra la traducirá a una ecuación. Por ejemplo, si dibuja un círculo, la herramienta proporcionará la ecuación de ese círculo. Los gráficos y las ecuaciones pueden guardarse o imprimirse. La herramienta también tiene una función de calculadora.
 
Geogebra nos ayuda a entender un poco mejor la geometría
  • WebMath es una calculadora matemática en línea que también resuelve problemas. Tiene plantillas para muchos problemas matemáticos diferentes, como conteo de monedas, cálculo de área e incluso resolver ecuaciones. Las plantillas están divididas por categorías como álgebra y K-8 Math. Los chicos escogen una plantilla y la completan con números y símbolos. WebMath da la respuesta y la explicación paso a paso de cómo se obtuvo esa respuesta.
 
WebMath nos ayuda para convertir unidades métricas de manera visual
Algunas de estas herramientas gratuitas, como Mindmeister, también pueden ser de ayuda para los chicos que tienen problemas con la organización. Otra herramienta para la organización es Google Keep, la cual permite que los chicos creen notas adhesivas virtuales, las ordenen en la pantalla y pongan recordatorios para cada nota. También se sincroniza con aplicaciones móviles para iOS y Android y herramientas Chrome

Referencias

https://www.understood.org/es-mx/learning-attention-issues/child-learning-disabilities/dyscalculia/understanding-dyscalculia#item0
http://descargas.pntic.mec.es/cedec/atencion_diver/contenidos/dificultades/discalculia/qu_es.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Discalculia
http://descargas.pntic.mec.es/cedec/atencion_diver/contenidos/dificultades/discalculia/cules_son_las_causas.html
https://www.understood.org/es-mx/learning-attention-issues/child-learning-disabilities/dyscalculia/understanding-dyscalculia#item3
https://www.understood.org/es-mx/learning-attention-issues/child-learning-disabilities/dyscalculia/understanding-dyscalculia#item1
https://www.understood.org/es-mx/learning-attention-issues/child-learning-disabilities/dyscalculia/skills-that-can-be-affected-by-dyscalculia
http://blog.tiching.com/la-historia-rafa-las-consecuencias-una-discalculia-no-detectada/
https://www.understood.org/es-mx/school-learning/assistive-technology/finding-an-assistive-technology/free-assistive-technology-tools-on-the-web


Pues bien compañeros, como verán este padecimiento lo podemos sufrir todos, y es importante saber que existe, para evitar etiquetar o menos preciar, espero este artículo les haya servido, espero compartan, comenten, del +1 o clic a algún artículo que les interese. Saludos


viernes, 4 de agosto de 2017

Aristóteles. Su obra

Posted by Emmanuel Urias on agosto 04, 2017 with No comments

Aristóteles. Su obra

Busto de Aristóteles


Buenas noches, en el post pasado, vimos la biografía de Aristóteles, en esta ocasión veremos su obra, es decir, los libros que escribió o por lo menos, los que han llegado hasta nuestros días, vendrán mas post, donde trataremos a detalle la filosofía aristotélica.

La obra

De Aristóteles nos han llegado únicamente los escritos que compuso para enseñar. Tales escritos son los apuntes de que se servía para sus lecciones y se han denominado acroamáticos, porque estaban destinados a ser dichos de viva voz, y también, aunque impropiamente, esotéricos, es decir, depositarios de una doctrina secreta. Pero Aristóteles compuso también otros escritos que el mismo llamó exotéricos, o sea, destinados al público, en las cuales, como Platón, se servía de la forma del diálogo y revestía su pensamiento de mitos y ornamentos de oratoria en contraste con la forma severa y sobria de las obras escolásticas. De estas composiciones exotéricas, no nos quedan más que fragmentos. Por su inspiración y sus argumentos se aproximaban mucho a los diálogos platónicos, de los cuales reproducían a veces el título.

Las obras acroámaticas son las siguientes:
  1. Escritos de Lógica, conocidos conjuntamente con el nombre de Organon (instrumento de investigación): Categorías, un libro; De la interpretación, un libro; Analíticos anteriores, dos libros; Analíticos posteriores, dos libros; Tópicos, ocho libros; Refutaciones sofísticas.
  2. Metáfisica, en 14 libros. No se trata de una obra orgánica, sino de su conjunto de escritos diversos compuestos en diversas épocas, reordenados y publicados por Andrónico de Rodas, a mediados del siglo I a.C. Los libros I y II constituyen la más antigua formación de la metafísica aristótelica: en ellos, Aristóteles se incluye a sí mismo entre los platónicos. Los libros XIII y XIV pertenecen al mismo periodo y son una reelaboración de los dos precedentes. El libro XII contiene la teología aristotélica, es decir, la teoría de primer motor inmóvil. Los libros VII, VIII y IX exponen la teoría de la sustancia, forma última y más madura de la especulación aristotélica.
  3. Física, historia natural, matemática y psicología: Lecciones de física, en 8 libros; Del Cielo, en 4 libros; Historia de los animales; De las partes de los animales; Del movimiento de los animales. La doctrina del alma se halla expuesta en los tres libros Del alma y en la colección de escritos titulada Parva naturalia.
  4. Ética, política, economía, poética y retórica. Con el nombre de Aristóteles han llegado hasta nosotros tres tratados de ética: la Ética Nicomaquea, la Ética Eudemia fue editada por Eudemo de Rodas, discípulo de Aristóteles y es anterior a la Ética Nicomaquea, editada por Nicómaco, hijo del filósofo. Esta última es la obra moral postrera y más completa de éste. Política, en 8 libros; Constitución de Atenas, reaparecida a principios del siglo XIX y la primera de las 158 constituciones estatales recogidas por Aristóteles y que se han perdido. Económicos, en 3 libros, el último de los cuales es apócrifo; Retórica, en 2 libros; Poética, de las que se nos ha llegado únicamente la parte relativa al origen y naturaleza de la tragedia.
Hasta aquí el post acerca de la obra de Aristóteles, como les mencionaba en post futuros, hablaremos de su filosofía.

jueves, 3 de agosto de 2017

Aristóteles. Su vida

Posted by Emmanuel Urias on agosto 03, 2017 with No comments

Aristóteles

Busto de Aristóteles
Aristóteles es, en general el padre de todas las ciencias, en el sentido que, ninguna ciencia que se estudie, pasa por alto a Aristóteles, casi cualquier carrera que se estudié el día de hoy, se estudia algo del discípulo de Platón y maestro de Alejandro Magno, para la pedagogía, este personaje también es fundamental en el sentido que, muchos grandes filósofos basaron sus tesis en las ideas planteadas por Aristóteles y con eso también fue base también de las pedagogías de los grandes educadores. Para hablar de Aristóteles, una sola entrada, o post, no alcanzarían, así que dividiré el estudio de este personaje en varios post, en este primer post, hablaremos sobre su vida

Su vida

Aristóteles nació en Estagira, en 384 ó 383 a.C. A los 17 años entró a la Academia de Platón, hasta que permaneció hasta la muerte del maestro (348 ó 347), es decir 20 años. Por tanto, su formación espiritual entera se desenvolvió bajo la influencia de la enseñanza y la personalidad platónicas. La independencia de pensamiento y crítica que Aristóteles manifestó más tarde, dio pábulo a la leyenda de ingratitud de Aristóteles para con el maestro, leyenda que el mismo desmiente con la actitud a un tiempo libre y respetuosa que asume constantemente ante Platón en sus obras. "La amistad y la verdad -dice Aristóteles en un famoso pasaje de la Ética Nicomaquea- son ambas preciosas, pero cosa santa es aun honrar más la verdad".

busto de Platón
Busto de Platón


A la muerte de Platón, Aristóteles dejó la Academia, a la cual, ya nada lo ligaba y se trasladó a Asos, donde, junto con otros dos exalumnos de Platón, Erasto y Coristo, ya establecidos bajo la protección del tirano de Atarneo, Hermias, formó una pequeña comunidad platónica, donde probablemente enseñó por primera vez en forma autónoma.

En ese lugar se casó con la hija de Hernias, Pitias, y al cabo de tres años se transfirió a Mitilene.

En 342 fue llamado por Filipo de Macedonia a Pela, a fin de que se encargara de la educación de Alejandro. El padre de Aristóteles, Nicómaco, había sido médico en la corte de Macedonia unos cuarenta años antes; pero la decisión de Filipo se determinó quizá por la amistad que existía entre Aristóteles y Hermias, aliado de Filipo. De esta forma, Aristóteles, pudo formar el espíritu del Gran Conquistador, al cual comunicó sin duda alguna su propia convicción de la superioridad del mundo griego y de la capacidad de éste para dominar el mundo si estuviese articulado en una vigorosa unidad política. Tiempo después, Alejandro asumió en su gobierno las formas de un principado oriental y Aristóteles se separó de él.

Filipo II de Macedonia


En 335 ó 334, al cabo de 13 años, volvió Aristóteles a Atenas. La amistad del poderoso rey ponía a su disposición medios de estudio excepcionales que le facilitaron sus investigaciones en todos los campos del saber. La escuela fundada por él, el Liceo, contaba además del edificio y el jardín, de un paseo o peripatos, de donde se deriva el nombre de peripatéticos. Aristóteles impartía cursos regulares, y daban lecciones también los discípulos más antiguos, Teofrasto y Eudemo.



En 323 la muerte de Alejandro provocó la insurrección del partido nacionalista ateniense contra el dominio macedónico y puso en peligro la vida de Aristóteles, quien se salvó huyendo a Calcis, en Eubea, lugar de origen de su madre. En 322 ó 321 una enfermedad del estómago puso término a su vida a los 63 años de edad.

Alejandro Magno
Hasta aquí un brevísimo resumen de la vida de Aristóteles, en el próximo post trataremos sobre la obra general de Aristóteles, y después iremos resumiendo punto por punto toda su obra. Espero que haya sido de su agrado y utilidad.