jueves, 20 de abril de 2017

Pierre Guiraud y su obra

Posted by Emmanuel Urias on abril 20, 2017 with No comments
Lingüista francés, nacido en 1912 y fallecido en 1983


Fue autor de una obra relevante que habla sobre la semiótica en general, en la cual expone una descripción de funciones semiológicas.



Inicia su obra señalando que la semiología es la ciencia que estudia la vida de los signos en el seno de la vida social.

Guiraud la vislumbraba como la ciencia que iba a estudiar en qué consistían los signos y cuáles eran las leyes que los gobernaban.

Con esta definición abarca todos los sistemas de signos: el alfabeto de los sordomudos, las señales de trafico, los códigos, el alfabeto Morse, etc.

El lenguaje se exceptúa de esta definición debido a su carácter especial, y por ello, la semiología se puede definir como el estudio de los sistemas de signos no lingüísticos.

La semiología, en su forma más pura, estudia los sistemas de signos no lingüísticos.

Esta definición se puede ampliar al estudio de las formas de comunicación social tales como los ritos, las ceremonias, las fórmulas de cortesía, etc., y finalmente, también las artes se basan sobre códigos y sistemas de signos.

A continuación se describen algunos de los conceptos más relevantes de su obra.

La función del signo

La función del signo es la de comunicar ideas por medio de mensajes. En este proceso están involucrados seis elementos:

  • Un referente
  • Signos
  • Un código
  • Un medio
  • Un emisor
  • Un receptor
Los referentes son el objeto del cual se habla mediante los signos cuya forma de relación con el referente establece el código, y para que el mensaje pueda ser comunicado entre el emisor y el receptor, debe transcurrir en un medio.

Las funciones específicas del signo

La función referencial

Esta función forma la base de toda comunicación, dado, que determina las relaciones entre un objeto y el signo que se establece para representarlo.

El foco de esta relación es que debe ser objetiva, observable y verificable. Cuando estas tres condiciones se cumplen, los signos son idóneos para ser utilizados en el ámbito de las diversas ciencias, cuyos códigos intentan evitar cualquier confusión entre el mensaje y la realidad codificada.




La función emotiva

La función emotiva establece la relación entre el emisor y el mensaje. En la situaciones comunicativas no solo podemos expresar ideas mediante signos cuya relación cuyo referente fue establecida objetivamente sino que también podemos expresar juicios acerca del valor que los referentes tienen para nosotros.

Así, la función referencial y la función emotiva son dos aspectos básicos de la comunicación.

Cuando se comunica con términos determinados de forma cognoscitiva / objetiva, nos encontramos en el campo de las ciencias y cuando comunicamos en el nivel afectivo / subjetivo mediante las connotaciones y variantes estilísticas de los signos empleados, estamos en el terreno de las artes.

La codificación científica se esfuerza por neutralizar las connotaciones y las variantes estilísticas mientras que la codificación estética las actualiza y desarrolla.

La función connotativa o conmitativa

Esta función es similar a la anterior con la diferencia de que la función connotativa o conmitativa se refiere a la relación entre mensaje y receptor, mientras que la función emotiva alude a la relación entre mensaje y emisor. La conminación puede dirigirse tanto al intelecto como a la afectividad del receptor.

Los códigos elaborados que atañen a las tareas de organización social en general se dirigen a la inteligencia del receptor.

Ejemplos de este tipo de códigos son los sistemas de señalización y los programas operativos (organización del trabajo, tácticas militares, etc) que apuntan hacia la organización de las acciones comunes entre los miembros de la sociedad. Para ello se apela a la inteligencia de los receptores.

Cuando los mensajes se dirigen a la afectividad del receptor, el propósito en general es la movilización del receptor para que participe en determinadas actividades.

Este tipo de mensajes tiene principal importancia en el contexto de la publicidad donde se reduce el contenido referencial del mensaje y predominan los signos que buscan la motivación del receptor mediante el condicionamiento por repetición o el desencadenamiento de reacciones afectivas en el nivel subconsciente.

La función poética o estética

La función poética o estética establece la relación del mensaje consigo mismo. En el contexto de las artes, el referente es el mensaje que deja ser el instrumento de la comunicación, convirtiéndose en su objeto.

En este contexto se producen mensajes-objeto que implican semiologías particulares tales como la estilización, la simbolización, etc.

Comprender y sentir.

Las funciones mencionadas son concurrentes, están presentes en mayor o menos proporción en todos los mensajes y están mezcladas en diversas proporciones.

Una u otras dominan según el tipo de comunicación. Las funciones referenciales (objetivas, cognoscitivas) y la función emotiva (subjetiva, expresiva).

La noción de una doble función del lenguaje puede extenderse a todos los modos de significación.

Se podría definir a la emoción como una incapacidad de comprender; el amor, el dolor, la sorpresa, el miedo, inhiben la inteligencia que no comprende lo que sucede.

La comprensión se ejerce sobre el objeto y la emoción sobre el sujeto.

Para comprender, "relacionar", intelligere, "reunir" organización, un ordenamiento de las sensaciones percibidas.

Se trata de dos modos de percepción y consecuentemente de significación que se mueve en las siguientes polaridades:

  • Signo lógico - Signo Expresivo
  • Convencional - Natural
  • Arbitrario - Motivado
  • Homológico - Analógico
  • Objetivo - Subjetivo
  • Racional - Afectivo
  • Abstracto - Concreto
  • General - Singular
  • Transitivo - Inmanente
  • Selectivo - Total
Atención y participación

El receptor que recibe un mensaje debe descodificarlo, debe reconstruir su sentido a partir de signos.

Un rompecabezas es un mensaje cuyo sentido (la imagen) reconstruirmos ubicando las diferentes piezas en sus respectivas posiciones por medio de las indicaciones de líneas, colores, figuras.

Por esa misma razón, una actividad programada con demasiado rigor o una enseñanza muy acelerada, pierde interés.

Esta noción de interés de receptor debe ser precisada. La atención, mide el interés del receptor por el referente, objeto de mensaje; interés del orden intelectual que tiene su origen en el placer que encuentra en interpretarlo reconstituyéndolo.

Por lo tanto, no hay que confundir la atención (intelectual) con la comunión (afectiva) o la colaboración (práctica).

La comunión y la colaboración postulan un aflojamiento de la atención y poseen, sistemas de codificación contrarios a lo intelectual.

Los "media"

Médium, la semiología anglosajona designa los diferentes "medios" de comunicación: el libro, la radio, el cine, la moda. Implica , por lo tanto, una sustancia del signo y un soporte o vehículo de esta sustancia.

Los media son extensiones de nuestros sentidos y de nuestras funciones: la rueda es una extensión del pie, la escritura una extensión de la vista, el vestido una extensión de la piel, los circuitos electrónicos una extensión del sistema nervioso central. Los media modifican y con frecuencia perturban nuestras relaciones con el mundo circundante.

Se dividen en hot y cold, "calientes" y "fríos", se designa por la "temperatura" de la información o, en fotografía, por la "definición" de la imágen.

En un mensaje dado, cuanto mayor es el número de elementos de información, más densa es la sustancia informante, más caliente es el mensaje, e inversamente.

Semiológicamente, tenemos dos tipos de experiencia: inteligible y afectiva, experiencias que no son asimilables, sino inversamente proporcionales.

Denotación y connotaciones

La denotación está constituida por el significado concebido objetivamente. Las connotaciones expresan valores subjetivos atribuidos al signo debido a su forma y su función; una palabra poética, científica, connota el significado que expresa.

Denotación y connotación constituyen dos modos fundamentales y opuestos de la significación.

Las ciencias pertenecen a (denotación), las artes a (connotación). Aquí se comprueba que la polisemia de los signos es consecuencia de la variedad de los códigos


0 comments:

Publicar un comentario